El hijo del titiritero

En Calidonia, una pequeña isla perdida en el Mar Cálido, todo discurre según el orden establecido. El tiempo tiene dos formas: una de caracol y otra de reloj de arena.
Los marineros navegan pegados a la costa para no ser tragados por el desagüe del mar.
La curandera conoce el futuro, pues puede ver la cabeza del caracol.
Las mujeres de los acantilados viven solas, la ficción se hace a medida y hay un titiritero y un auscultador que se encargan de que la isla no se hunda por el peso de las almas negras de sus habitantes.

Puchi cumple con su papel, recorre Calidonia de punta a punta con su padre, el titiritero.

Pero en el viaje descubre las mieles de la rebelión y cree que será capaz de trazar su propio camino, sin saber que los hilos de las marionetas no se pueden cortar.

(Novela Juvenil Adulto)